Buscando el Sueño Americano a través de la Decadencia Adolescente: ‘American Honey’

El sueño americano es un tema recurrente en el cine, se ha presentado en diversas películas a lo largo de los años, de diferentes maneras, con diferentes historias y estilos. Aún y en sus diversas presentaciones sabemos que se identifica por la búsqueda de un ideal en el que cada ciudadano americano puede lograr el éxito, y tener una vida plena y próspera. American Honey, película dirigida por la británica Andrea Arnold, es una historia que se centra en este ideal, la búsqueda de un futuro mejor.

No es fácil definir la trama de American Honey. En general se puede decir que cuenta la vida de Star (Sasha Lane), una adolescente de 18 años que se aventura a través de Estados Unidos, acompañada de un grupo de desconocidos que venden revistas de puerta en puerta. Estos desconocidos, todos de diferentes estados, viven en la decadencia, de motel en motel y trabajando duro para escapar de la pobreza. También actúa Shia LaBeouf, interpreta a Jake, el “mejor vendedor” del grupo y el interés amoroso de Star, quien la trae al grupo en un inicio. En su recorrido se muestra el contraste entre las zonas marginadas de la ciudad y los vecindarios de mansiones y patios verdes. Escuchamos las historias que inventan en cada casa para poder vender, y a través de la película el ambiente se vuelve cada vez más triste y crudo, cada persona está buscando su propio anhelo, ideal, sueño.

Más allá de la decadencia, se manejan otros temas en la película como el amor, la soledad y la vulnerabilidad. Todos son reflejados en el recorrido que hacen los personajes. La cinta definitivamente entra en la categoría sobre los roadtrips, una road movie, y busca plasmar el sueño a través del viaje, de una búsqueda constante.

La música es un elemento importante en este viaje, ya que es a través de canciones como “We Found Love” y “Diamonds” de Rihanna, “Choices” de E-40, e inclusive “American Honey” de Lady Antebellum, se nos muestra una mirada íntima del estilo de vida de los adolescentes, sus decisiones, su manera de ser y lo que tienen que soportar día con día para sobrevivir. Es también la manera en la que podemos ver a los personajes más allá de su situación, divirtiéndose y viviendo su juventud entre el ruido.

Aunque por momentos la película parece no tener una trama definida y sólo vemos el recorrido a través del país de los personajes, Andrea Arnold maneja una ambigüedad sutil para que podamos definirla individualmente. Si bien podría significar una búsqueda de la identidad adolescente, también es una recopilación, un retrato de los diferentes sitios y personas en Estados Unidos que no se ven a menudo. American Honey nos regala un recorrido de tristeza, de una realidad que no conocemos, pero también nos enseña un camino de esperanza. Muchos de los actores no son profesionales, vienen de circunstancias difíciles y gracias a la película, ahora pueden buscar mejores oportunidades. 

La realidad cruda de American Honey es lo que la hace una película única. Nos damos cuenta que lo que estamos viendo en nuestra pantalla, es lo que ve mucha gente al despertar cada día.

*La película ya está disponible en Netflix Latam.