‘Captain Fantastic’ No es una Película Sobre Superhéroes

captain-fantastic

Al pensar en comunas pensamos en hippies de los setentas o en Charles Manson. La película Captain Fantastic bien podría ser una mezcla de estas dos cosas, pero al mismo tiempo con momentos de tristeza y felicidad al ver una familia que ha vivido en los márgenes de la sociedad tener que ser parte de todo lo que no conocen.

La película trata sobre la vida de Ben y su esposa abandonando la sociedad moderna para criar a sus seis hijos en el bosque, lejos de cualquier aspecto de una vida normal. A los niños los entrenan como si fueran soldados y los educan con teoría Marxista, literatura de Dostoievski y física cuántica. Ben intenta crear un Edén para sus hijos, donde aprendan a sobrevivir en la naturaleza y leyendo a la hora de la fogata. Es hasta que tienen que salir de su hogar en el bosque que se dan cuenta que en realidad no conocen a la sociedad, y que algunos aspectos de ella pueden ser mejores que su vida diaria.

Matt Ross, quien es conocido por su papel en la serie Silicon Valley, hace su debut como director y escritor con Captain Fantastic. Ganó el premio Un Certain Regard en el Festival de Cannes, al igual que otros en el Deauville Film Festival, Rome Film Fest y Seattle International Film Festival. Con su primera película, logra darnos una historia que no cae en el cliché de que todos aquellos que rechazan a la sociedad son ermitaños con armas. Esta cinta explora la manera en la que un padre decide criar a sus hijos y los problemas que surgen al darse cuenta que tal vez está limitando sus experiencias y su entendimiento del mundo real (*Recomendación: vean The Wolfpack).

Captain Fantastic es uno de esos raros sucesos cuando todos los actores funcionan con su personaje. Viggo Mortensen, quien hace el papel del padre, representa la figura de un héroe para sus hijos al estar en el bosque, pero también una figura insegura y aislada al tener que llevarlos a la ciudad. Aunque son seis niños, cada uno tiene rasgos característicos, sufriendo también una transformación individual en la película. El guión sirve para hacer creíble a la familia y hacernos ver el desarrollo de los hijos viviendo bajo situaciones no convencionales.

Más allá de una muy buena historia con un muy buen guión, vemos una cinematografía interesante por parte de Stéphane Fontaine. A través de su visión, se nos muestra esta vida en el bosque como un ideal y una imagen sacada de una pintura. Al mismo tiempo, nos enseña los recuerdos de Ben y su esposa en medio de la nostalgia, representando perfectamente dónde empieza el sueño de salir de la sociedad y comenzar una vida aislada pero feliz.

La película nos pone a dudar sobre si Ben es realmente Capitán Fantástico o un mal ejemplo de padre. Se juega con el papel de héroe y villano a la vez permitiendo que el público llegue a sus propias conclusiones. De igual forma se evalúan los valores estadounidenses y la sociedad consumista en la que vivimos, presentándonos el punto de vista de ser parte de ella y de estar completamente fuera. Captain Fantastic es original, impredecible y presenta una visión de la sociedad mediante el contraste. Es una película que sin sacrificar las risas, pone en perspectiva mucho de lo que no cuestionamos.