Entrevista a: WANTED & BANG! Management

Cuando vemos pasarelas, editoriales, comerciales, fotografías y casi cualquier cosa relacionada con la moda, le ponemos nuestra atención a algo muy importante, los modelos. Personas que se dedican a transmitir su belleza a través de medios donde podemos apreciar elementos como prendas, maquillaje o productos.

En México el área de modelaje, como de la moda en sí, ha tenido muchos cambios y giros, a pesar de aún continuar con una estética muy marcada de mujeres curvilíneas, ha ido cambiando poco a poco gracias a nuevos diseñadores, nuevas marcas, nuevos ideales y a algo muy importante; nuevos modelos y nuevas agencias. Una de ellas es Wanted Model Management y Bang! Management.

Esta agencia que se divide en dos, Wanted es la parte de mujeres y Bang la de hombres, creada hace seis años por Juanjo Herrera y Mau Medellin, ambos han buscado poder ofrecer al mercado una gama mucho más amplia en cuento a modelos tanto nacionales como internacionales, siendo una agencia relativamente nueva han logrado ampliar la visión del campo mexicano en cuanto a la estética de los modelos, la forma en que se debe trabajar con ellos y uno de sus logros más importante ha sido tener a la modelo Issa Lish, que actualmente es la segunda mexicana en haber tenido una portada en Vogue Italia.

Para saber un poco más de su agencia y su historia platicamos con sus directores y fundadores.

Primero, cuéntenos un poco sobre ustedes, la historia de la agencia y cómo lograron estar donde se encuentran actualmente.

Juanjo: Cada quien tiene su historia y de repente se unieron. Yo llegué al D.F. a modelar y hacía un chingo de comerciales, trabajé con Glenda Reyna y Queta Rojas. Pasó el tiempo y no quería quedarme sin hacer lo que me gustaba, porque también era músico, hice una campaña de un refresco donde junté dinero suficiente y acababa de conocer a Mau cuando él recién abrió Wanted. Teníamos ideas similares en cuanto a percepción de estética y yo tenía ganas de hacer una agencia de puros hombres, porque pensaba “dan menos problemas y se quejan menos” (risas), pero no, es la cachetada más grande que me ha dado Dios. Le comencé a contar mi idea a Mau y él me hizo un diseño de una empresa en una hoja de papel.

Mau: Yo mucho tiempo estuve sin saber bien qué hacer, fui patinador sobre hielo, campeón nacional, y en esos viajes empecé a ver que me gustaba mucho la moda, pero no tenía claro de qué manera me podía involucrar en el medio. Me gustaban mucho las revistas de moda, me intrigaba ver las campañas y las editoriales, ver cómo una modelo aparece, se comienza a repetir y otros no. Fue una búsqueda hasta que, casi por accidente, trabajé un tiempo en agencias en Miami y en Londres, regresé a México donde intenté trabajar en una agencia, pero me di cuenta que tenían una visión un poco anticuada y no estaban haciendo lo que las agencias internacionales hacen; por un lado es desarrollar talento nacional y al mismo tiempo traer modelos extranjeros de nivel, refrescar el mercado. En aquel entonces, los modelos de todas esas buenas agencias parecían edecanes o strippers.

Juanjo: También nos unió la falta de miedo. Este era un mercado en el que sino tenías unas chichotas, no podías venderte como modelo, y en cada café que tomábamos pensábamos en la falta de arriesgue de la gente. Evidentemente las modelos con chichis siguen haciendo más dinero y seguirán, pero hay mucho talento mexicano que se puede sacar.

Mau: Y al mismo tiempo los clientes acá se han ido educando, abriendo y arriesgando. Creamos la agencia hace seis años, en ese momento ambos estábamos en búsqueda de qué podemos hacer para que esto cambie, y que México empezara a ser competitivo en la industria. No teníamos nada que perder.

Juanjo: Por otro lado siempre hemos confiado en la moda que se hace en México, a nivel diseñadores hay mucho talento, pero era lo mismo, cuando un diseñador necesitaba presentar en Fashion Week algo, que no fuera chaquira y canutillo, no tenían opciones de modelos que les funcionaran. Tenían que vendar a las modelos o sus prendas terminaban viéndose mal porque la ropa que pensaban, no tenía que ver con las modelos que encontraban.

Mau: Al principio solo éramos dos locos que teníamos, odio la siguiente expresión, “modelos raras”. Poco a poco logramos posicionar a esos modelos, que no son raros, son como los que se ven en cualquier otro mercado internacional. Parte de nuestro éxito también fue eso, encontrar modelos como Issa Lish, que no vas a encontrar a ninguna otra parecida en el mundo.

Definan el mood de su agencia con tres palabras:

M: Bold, fresh and brisk.

J: Arriesgada, humana y buen pedo.

¿Cuáles han sido las dificultades que han afrontado en estos seis años?

J: Desde el principio cuando se enteraron que Mau y yo ya habíamos estado en agencias por muchos años, que yo era muy amigo de varios dueños de otras agencias y que los dos íbamos a abrir la nuestra, literal sacaron cuchillos y nos los aventaban.

M: Al principio hubo muchos clientes que no querían ni conocer a los modelos. No nos dieron casting como por dos años, porque tenían una relación cercana con agencias donde habíamos estado.

J: Muchas veces los clientes que no nos respondieron al principio nos buscaron años después, al principio no sabíamos bien que hacer y la respuesta fue seguir trabajando. Íbamos para adelante y la gente iba a hablar mierda, pero nosotros seguimos. También tuvimos muchos colapsos nerviosos por trabajar tanto, una vez me desmayé mientras contestaba mails.

¿Quiénes forman su equipo de trabajo?

M: En principio la idea era que yo iba a dirigir el área de mujeres y Juanjo la de hombres, pero a los dos días de trabajar juntos nos dimos cuenta que eso no iba a funcionar. Ahora los dos somos la cabeza de todo. Tenemos un equipo de cuatro brokers, quienes hacen la labor de venta con los clientes, un equipo de arte, un community manager, un fotógrafo, el departamento contable y los modelos que son en realidad nuestros jefes. Nuestro trabajo es llevarlos a lograr sus metas e impulsar sus talentos.

¿Cuál es su editorial favorita?

J: Pues ni siquiera me parece un pregunta tan complicada (risas), la Vogue Italia que hizo Issa Lish, es icónica e histórica para el país.

M: Hay cosas que han sido muy importantes, otras que han estado padres, pero ésta de Issa es todo; desde la fotografía, el vestido, la locación, y el video que parecía pensado para ella, todo. No sabíamos que iba a ser portada, y cuando Issa nos dijo que acaba de ver como probaban una de sus fotos con el logo de la revista, se me cayeron los calzones en ese momento.

J: En terrenos nacionales, la portada de Elle México diciembre que hizo Jackie Crespo, es también de mis favoritas.

¿Cómo definirían la belleza y cuál es su opinión respecto a la evolución que ha tenido esta idea de lo “bonito”?

J: Simplemente es ser honestos con uno mismo, cada quien tiene ideales diferentes y el momento que vive el mundo globalmente lo expresa así. Es una situación social y no es solamente la banalidad de que alguien sea raro, es buscar la parte única dentro de cada quién. Si encuentras esa joya, que cada uno trae dentro, vas a brillar un chingo.

M: También tiene mucho que ver con estar empapado a lo que está pasando en otros lugares y con las necesidades de los diseñadores a nivel global. A nivel social también ha sido un cambio muy importante, donde hoy en día, la sociedad en general se está abriendo más y estamos tratando de ser más inclusivos, más abiertos y menos represores. La belleza tiene diferentes formas y necesitamos saber qué se está necesitando, tanto en el mundo, como en la industria.

Si pudieran tener a quien sea como su modelo, ¿quién sería?

M: David Bowie, pero hace muchos años atrás.

J: Pamela Anderson, aquí en México seguro haría millones.

Si Wanted & Bang fuera un sabor ¿cuál sería?

M: Sería como menta; algo dulce pero no empalagoso.

Para saber más de Wanted & Bang visita su sitio web.

Fotografía: Guillermo Legorreta | Stylist: Alejandro Abarca | Prendas: Bunch Of Fools.