Entrevista a: S-AR

S-AR 2

El joven estudio S-AR / stación-ARquitectura fue fundado por César Guerrero, Ana Cecilia Garza, María Sevilla y Carlos Flores en 2003 en la ciudad de Monterrey, y se establece como oficina profesional en el 2006. Su trabajo está enfocado hacia el diseño y el desarrollo de proyectos de arquitectura y diseño urbano.

Sus proyectos han ganado bastante importancia a nivel mundial, habiendo sido expuestos en numerosos países como Chile, Argentina, España y Estados Unidos entre otros. En esta entrevista, los miembros de S-AR nos cuentan un poco más sobre su trabajo y sus ideas.

S-AR 4

¿Cómo surgió la idea de crear el estudio S-AR, cómo se conocieron sus miembros?

Nos conocimos en la carrera de Arquitectura, en el Tecnológico de Monterrey (Monterrey), aunque solamente Ana es regiomontana de nacimiento, los demás llegamos a estudiar a Monterrey. Algunos años después, el semestre que empezamos a dar clases en la misma escuela de Arquitectura ya después de terminar la carrera conocimos a María como estudiante y luego se unió como socia al grupo.

Al principio S-AR no era un estudio sino más bien un grupo de discusión de estudiantes, después se fue depurando y quedamos pocos, al terminar los estudios nos pareció lógico empezar a trabajar y aunque las primeras experiencias profesionales fueron de forma independiente de cada uno de nosotros luego ya juntos de nuevo decidimos dejar el nombre para darle autoría a los trabajos que ya empezábamos a hacer de forma independiente. Nos gusta tener un nombre de equipo, porque siempre creímos más en el poder de la colaboración que en el autor solitario.

Para ustedes, ¿qué significa arquitectura y ser arquitecto?

Arquitectura es conocimiento, es proceso, es creación para las personas. Viene del ser humano y es para el ser humano. Es un reflejo de entendimiento del humano, de los lugares, de las costumbres, de los materiales y sus procesos siempre en tránsito, en transformación. Tener de oficio la Arquitectura es tratar de corresponder con conocimiento de causa a cada factor de proyecto, es decir, reflexionar antes de actuar, hacer acciones con sentido, con responsabilidad, con humanidad y ética. Todo esto aplicado hacia muchas cosas y muchos contextos.

¿De qué forma abordan un proyecto y cómo definirían su estilo (o lenguaje arquitectónico)?

La mitad de un proyecto de Arquitectura es el entendimiento del sitio, del lugar del proyecto. No solo el contexto físico, topográfico, climático, etc. Sino cómo es culturalmente, qué recursos existen: no solo materiales, también humanos. ¿Qué equilibrio puede causar la Arquitectura con un proyecto o este destruye con su construcción? Se afronta con este tipo de reflexiones.

Pensamos que nuestro trabajo ciertamente tiene proximidad con un lenguaje, donde la forma no es lo importante, sino el significado, el mensaje. Es como decir lo mismo en diferentes idiomas. El mensaje debe ser preciso, claro, lo más puro posible para ser comprendido, las formas y reglas que utiliza este mensaje para ser emitido pueden variar, pero deben ser utilizadas con precisión para no corromper el mensaje. En Arquitectura interviene la materia y muchas veces esta superficie es entendida como un todo, pero no es así. La superficie es producto de lo que pasa dentro del proyecto, no dentro del espacio interior del proyecto, sino dentro de las reflexiones y condiciones del proyecto. Quizás las formas y superficies de la Arquitectura puedan ser diferentes, pero los mensajes deben ser coherentes. Nos gusta pensar en un lenguaje coherente que nos permite inventar y variar de formas y figuras, pero que es usado con responsabilidad para traducir ideas, materiales y procesos.

S-AR 3

S-AR

Sus proyectos están claramente definidos por los materiales autóctonos y el clima del lugar. ¿Supone esto una mayor dificultad al diseñar un proyecto? ¿Qué grandes ventajas tiene la arquitectura adaptada al lugar que no tiene la arquitectura “de diseño”?

La Arquitectura debe partir de la Lógica. Se debe hacer lo justo y correcto. No lo que uno quiera. Entonces dentro de la lógica está el saber comprender los recursos primarios, incluso primitivos de un lugar y de las condiciones. Esto hace que todo fluya bastante fácil en realidad. Entendemos las condiciones “locales” de un proyecto como un requisito, no como un problema. Deben ser comprendidos como parte importante del proyecto, no solamente como una forma de contexto. Si la Arquitectura viene de esa lógica los resultados son honestos y entablan mejores diálogos con su entorno. Esto trae muchas ventajas, desde una mejor relación con el lugar, sea dentro de la ciudad o en el campo; con sus recursos, sean productivos, económicos, industriales o culturales, laborales, artesanales o humanos.

La Arquitectura que tiene capacidad de diálogo con muchas de las condiciones de su entorno es más completa. La Arquitectura debe decir cómo, de y desde dónde fue hecha.

¿Qué relación existe entre las viviendas que construyen y su entorno?

Depende de los entornos. Hay entornos que deben ser inclusos contrastados para liberar mejores potenciales urbanos. Esto sucede porque a veces los contextos se han venido construyendo sin sentido ni conocimiento. Las obras de Arquitectura también pueden reactivar o enderezar ciertos errores en un determinado contexto. Por otro lado hay entornos naturales o completamente “libres” a los que la Arquitectura debe responder de forma respetuosa y humilde. Simplemente tratar de servir como observatorio de la naturaleza, y nunca destruirla. Hemos tenido experiencias en ambos casos por lo que la Arquitectura es irrepetible entre una y otra realidad y la relación entre un objeto arquitectónico y el sitio siempre es diferente aunque intentamos no perder la coherencia.

Respecto a su proyecto Comunidad Vivex, ¿pueden contarnos cómo se les ocurrió o qué les incitó a desarrollar esta idea? 

Simplemente pensamos que era lógico que los arquitectos en México se pudieran involucrar en temas que no están solucionados. Si bien la práctica de la Arquitectura es quizás muy introspectiva hacia el objeto arquitectónico mismo y sus cualidades, este siempre está dirigido hacia algún lugar o un “algo” externo del objeto arquitectónico. Entendemos el lugar como varias cosas, entre ellas la realidad económica y social de un país. En un país como México, donde hay diferencias muy marcadas y muchas cosas son polarizadas, no es difícil darse cuenta de esas realidades y sus contrastes, simplemente pensamos que a través de nuestro trabajo y lo que habíamos aprendido a hacer podríamos cambiar algo. Usar la Arquitectura para hacer cambios, para transformar cosas. Transformar el conocimiento arquitectónico en empoderamiento social, en participación. Creemos que la Arquitectura y la construcción de la Arquitectura tienen gran potencial para activar a las personas, la cuestión es utilizar esto para perseguir objetivos humanos, sensibles con las necesidades de los demás, sobre todo de los que menos tienen.

Cuéntenos algo sobre el panorama arquitectónico y/o urbanístico en su ciudad de origen, Monterrey.

Monterrey es una ciudad que ha venido creciendo de forma explosiva, desafortunadamente de forma desorganizada como zona metropolitana. Hay mucha falta de profesionalización con respecto al nivel gubernamental en materia de Urbanismo y Arquitectura (es obvio que en muchas otras ramas del gobierno también) y poca coordinación entre los municipios. Entonces la ciudad es en realidad muchas ciudades, con partes mejor articuladas y otras completamente divergentes. El crecimiento ha venido de la mano del negocio sobre todo, de la búsqueda de lo redituable sobre lo necesario, de la cantidad sobre la calidad. Es una ciudad de muchas personas y pareciera que para los desarrolladores (y sus arquitectos) todas fueran iguales, con intereses y necesidades iguales. Entonces hay mucha especulación inmobiliaria sin sentido. Eso por la parte de la construcción comercial.

El panorama arquitectónico es muy parecido, muchas oficinas entrando en el remolino inmobiliario, a pequeña o gran escala, jóvenes y viejos, hay pocas cosas alternativas o diferentes, que trabajan independientemente y libre del mercado. Comprendemos que nuestra práctica está fuera del mercado y asumimos esa realidad, simplemente es la realidad y creemos que lo mejor es que cada quien esté en sus cosas: unos a la Arquitectura y otros a la venta de algo que llaman arquitectura. Sin embargo pensamos que habrá un cambio generacional pronto, pues hay mucha oferta educativa con respecto al Diseño en Monterrey y esto debe impactar a la Arquitectura y el Urbanismo de la ciudad. Esperemos que como generaciones jóvenes, con más acceso a la información y a la formación, podamos hacerle mejor frente al futuro que quienes toman ciertas decisiones por el momento. Estar mejor preparados y educados es el único camino de transformación.

Me llama la atención, en su manifiesto, la frase “el fin último de la arquitectura es servir al ser humano”, reflejada en sus propuestas y obras. ¿De qué forma diseñan y construyen sus proyectos para que se cumpla lo que dicen? No es lo mismo diseñar algo bonito que algo útil para las personas.

Siempre hemos pensado que las apreciaciones estéticas son muy subjetivas. No todos somos iguales ni entendemos las cosas igual. Y en realidad todo tiene una estética, unas mejores y otras peores, digamos que de diferente calidad. Por eso mismo no pensamos mucho en algo estético cuando pensamos en Arquitectura, más bien pensamos en algo que guarde cierto orden. La idea del orden si nos interesa mucho. Puede ser que ese orden sea tan claro que incluso parezca un mensaje estético. Sería una consecuencia en todo caso de un orden. De aquí viene la idea de que la Arquitectura en su fin último tenga la capacidad de servir al ser humano, porque le ayuda, a través de un orden, a generar mensajes que son útiles para las personas. Útiles en diferentes niveles, desde la orientación espacial, hasta la comprensión de los objetos arquitectónicos y sus procesos de creación y construcción. Siempre que la Arquitectura sea pensada para generar un conocimiento será una creación con utilidad humana. Después de eso ya solamente la educación de los individuos será el filtro para utilizarlo de una y otra forma.

S-AR 5
S-AR 6

¿Cómo ven la situación de la arquitectura en México, sobre todo para los estudios de arquitectos jóvenes? ¿Han tenido dificultades para hacerse conocer al ser un estudio joven?

La cultura arquitectónica en México a nivel popular es casi inexistente. Aún cuando muchas personas (sobre todo en una ciudad) han experimentado algún tipo de relación con la Arquitectura no todas comprenden el fenómeno de “estar” en la Arquitectura. Esto hace que entonces haya mucha confusión al respecto de qué es y que no es. Eso incluso entre las personas que tiene un oficio relacionado con la Arquitectura. Por eso es abstracto el inicio de la vida práctica. Es algo que tiene que suceder, porque la Arquitectura está dentro de una sociedad que está en constante transformación, que es muy elástica, donde los conceptos y conocimientos adquiridos previamente no siempre son aplicables. Creemos que la aplicación directa de este conocimiento es difícil de hacer en realidad, más bien creemos en una adaptabilidad del conocimiento, donde este evoluciona para aplicarse en circunstancias siempre diferentes. Mientras más pronto te des cuenta de esa realidad más tiempo tendrás para explorar la capacidad evolutiva y adaptable del conocimiento y tener tiempo es algo elemental en un trabajo que aspire a ser bien pensado, bien desarrollado y bien realizado, procesos elementales de la Arquitectura.

Nuestro trabajo ha tenido visibilidad gracias a que quizás ha tocado patrones o temas con cierta adaptabilidad de conocimiento, dentro de los contextos en los que hemos podido estar trabajando. También es visible debido a que hoy en día existe una gran plataforma de medios electrónicos que trata sobre conocimiento e intercambio del mismo principalmente, eso ha ayudado a compartir nuestro trabajo de forma más sencilla y dentro de un espectro más amplio. Esa herramienta comenzó en nuestra generación y es por eso que debimos adaptarnos a ella. La divulgación de nuestra obra no es una parte fundamental de nuestro trabajo, es una parte que simplemente pasa. Lo que si es fundamental es que si esto pasa entonces tenga sentido lo que se comparte, que la obra tenga valor.

Y por último, ¿qué recomendaciones les darían a los estudiantes de Arquitectura?

Creemos que la disciplina es fundamental para la Arquitectura, porque en una obra independientemente de la escala, intervienen muchos factores, los cuales solamente con disciplina se pueden llegar a comprender. Aunque el proceso de creación tiene que ver con las ideas y la calidad de estas, de poco sirven en Arquitectura si no hay disciplina para desarrollarlas, o para construirlas. Durante la etapa de estudios profesionales hay mucho tiempo dentro del mundo de las ideas y poco dentro del mundo donde las ideas dialogan con la realidad cruda. Es una etapa de entrenamiento necesaria, pero no perfecta para la práctica de la Arquitectura, ni definitiva. El estudio será por siempre, constante y coherente a la realidad que uno puede transformar.

El tiempo es muy importante para usarlo intentando transformar lo que no puede transformarse aunque muchas cosas pueden ser transformadas en realidad. El tiempo es experiencia, no siempre de uno mismo, por lo que durante la etapa universitaria se debe aprovechar la experiencia de los demás, tanto compañeros como profesores. Es una etapa buena para ir empezando a crear un criterio y una forma de ver el futuro, pero igual no será perfecta, ni definitiva, eso es lo interesante de la comprensión de la Arquitectura a través del tiempo, que se transforma, y mantener ese interés es muy emocionante. La Arquitectura debe ser emocionante. Es una etapa que debe ser aprovechada conscientemente, lo cual no es fácil. Después de esa etapa de alguna u otra manera se debe caminar (en nuestro caso ha sido mejor en equipo) por el solitario camino de la Arquitectura.

Puedes ver más de S-AR en su página web.