Garabatos Mexicanos Presenta: Alejandro Magallanes

alejandro-magallanes-2

Alejandro Magallanes nació en la ciudad de México en 1971, estudió diseño gráfico en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Su trabajo es el juego con dibujos, pintura, diseño e ilustración plasmado en libros, carteles, animaciones, collages, fotos, letras, vídeos e imágenes.

La admiración recae en el excelso manejo de dos disciplinas como el diseño y el dibujo, combinando lo estético con la simplicidad y funcionalidad, además del toque de humor negro que Alejandro suele utilizar. Luego de un tiempo y después de la conferencia que impartió en la última edición de Campus Party, nos acercamos a platicar un poco y a invitarlo a participar en Garabatos Mexicanos, siendo él quien inaugura la segunda temporada de la sección.

alejandro-magallanes-9

¿De dónde nace ese gusto por el dibujo?

Mas bien, nunca se me quitó. Los seres humanos dibujamos por instinto cuando somos niños, para reconocer nuestro entorno, para ubicarnos espacialmente, para expresar todo tipo de emociones y sentimientos. En algún momento adquirimos conciencia de ello. Y también en algún momento muy específico, aparece casi siempre alguien que critica, compara, sugiere, interviene, comenta, etcétera, y el niño o joven deja entonces de dibujar. Acá se interrumpe ese proceso, ese lenguaje que es el dibujo. Claro está que hay quienes tienen mas interés por esta actividad que otros. A mi me divertía tanto que seguí haciéndolo. Creo que dibujaré toda la vida.

¿A qué edad y en qué momento Alejandro sabe que el dibujo es su pasión?

Tuve conciencia del «poder« del dibujo en la primaria. Cuando comienzas a hacer los dibujos del periódico mural, o caricaturas de los maestros y de los compañeros de clase. Muy chico me interesaron los dibujos y las imágenes de las enciclopedias y los libros que había en casa. También revistas como MAD, o La Garrapata, las tiras cómicas, las caricaturas, copiaba dibujos de otras personas que me gustaban mucho. Había libros de arte, que hojeaba y me sorprendían. Por otro lado, dibujaba también sobre cosas que leía. La ironía acompañada del dibujo podía ser una gran herramienta en los tiempos de escuela.

¿Cómo es tu proceso creativo, en qué te inspiras?

Yo lo pienso como un juego, aunque dependiendo del proyecto, cada juego tiene distintas reglas: no es lo mismo jugar damas chinas que baseball. Me parece que uno se adapta a los distintos retos que cada cosa te va exigiendo. Y de esa forma, no es lo mismo diseñar un libro de literatura, que uno para un museo, o un cartel, un logotipo, un sistema complejo de comunicación o una animación.

¿En qué punto crees que es necesario salir de la zona de confort para un creativo?

Creo que cuando dejas de sorprenderte o entusiasmarte. Si la zona de confort fuera un sillón, creo que necesitas levantarte antes de que te entumas.

En la mayoría de tus trabajos podemos encontrar esa “irregularidad” en los trazos y formas. ¿Cómo es que te despegas de esa idea del perfeccionismo, de lo recto y establecido?

Hay veces en que lo expresivo, en lo aparentemente chueco (o en lo deliberadamente chueco) necesitas muchísima precisión. Depende como quieras dar en el blanco, si es que existiera uno. Hay muchas ideas preconcebidas en torno a lo que debe ser. A veces cuestionando esas ideas con las formas, podemos ver que eran espejismos. Por otro lado, también las formas tienen sentido del humor, dramatismo, emoción. Una línea temblorosa puede hacer que una línea recta se vea nerviosa. Depende de los contextos.

¿Cómo crees que el diseño puede ser un detonante de cambio social?

Creo que lo es. Pues va dirigido a los seres humanos, que son quienes conforman a la sociedad. Decía Paul Rand que todo es diseño. Y lo vemos cotidianamente: nuestra ropa, el transporte, nuestros peinados, los libros en los que aprendemos a leer, las mismas letras. Una calle bien diseñada mejora la vida de toda una comunidad, por ejemplo.

Sabemos que has dado algunas clases en escuelas, ¿Cuál crees que es el paradigma actual de la enseñanza visual, qué crees que deba cambiar?

Creo que interesarse en otras disciplinas: literatura, escritura, sociología, ciencias. Por otro lado, pienso que nuestra actividad es un oficio. Y la maestría en un oficio se adquiere haciendo. En mi experiencia docente trato que los alumnos se entusiasmen por sus trabajos. Me parece que en nuestra profesión se debe poner mucho empeño en la tipografía, en las letras.

alejandro-magallanes-3

alejandro-magallanes-8

Cuando no estás dibujando, ¿Qué haces?

Lo que hacemos todas las personas.

¿Cuál es la mejor parte de hacer exposiciones y la peor?

Me divierten mucho. Supongo que la peor es que nadie visitara tu exposición.

Sabemos que eres un ávido lector, ¿Cómo crees que influya la falta de cultura literaria en los estudiantes de diseño?

Creo que nuestra materia prima son las imágenes y las palabras. Leer literatura es un placer, y también se pueden leer muchas otras cosas. Se llega a confundir ser buen lector, con ser un lector de literatura. También se debe ser un buen lector de periódico, por ejemplo. Creo que lo que influye mas positivamente en un diseñador, es que sea curioso. Ojo, también se lee la realidad, a las personas, a la naturaleza. Yo le digo tener el ojo alegre, y es no cansarse de ver. La poesía por ejemplo, ofrece muchísimos estímulos visuales (además de los auditivos o los intelectuales).

¿Cómo es que llegaste a la fabulosa solución editorial para Editorial Almadía? ¿Puedes contarnos un poco del proceso?

Es un trabajo de equipo. La idea era hacer a los lectores un regalo, y ese es el por qué de las dobles portadas, con camisa y sin ella. Poder ofrecer un juego a quien tenga el libro en las manos. Reforzar la idea que es una editorial oaxaqueña por la calidez en sus materiales. Como te contaba en las preguntas anteriores, cada libro lleva un proceso distinto, dependiendo del titulo, del contenido, del estilo del escritor. La cosa es que para poder publicar ese trabajo, hay un editor y un director que lo aprueban. Es un trabajo de equipo.

Tres libros que recomiendes a estudiantes:

The Art of Looking Sideways, de Alan Fletcher. Forget All The Rules You Ever Learned About Graphic Design: Including the Ones in This Book, de Bob Gill y Una Historia de La Lectura, de Alberto Manguel.

¿Con quién te gustaría realizar alguna colaboración?

Con Lars Von Trier. Y la verdad es que me entusiasma muchísimo casi todo.

¿La ilustración en México en dónde está parada, necesita más fuerza, probar estilos, encontrar originalidad o tiene que seguir por el camino que ya sigue?

Creo que no podemos hacer un comentario global. Hay muchos ilustradores increíbles en México. Con una gran variedad de propuestas. Lo que necesita la ilustración en México, es más clientes. Y que el ilustrador pueda vivir contento con lo que hace, también refiriéndome al dinero.

¿Un anti-consejo para los estudiantes, futuros ilustradores y artistas que nos leen?

¿Un anti-consejo? Piensen que descubrieron el hilo negro.

alejandro-magallanes

alejandro-magallanes-4

alejandro-magallanes-7

alejandro-magallanes-5

alejandro-magallanes-6

Agradecemos a Alejandro la entrevista, y si quieren ver más de su trabajo aquí tienen su blog y lo pueden seguir en Twitter.