Meet The Bacon: Ricardo Cavolo

cavolo3

La primera vez que supe de Ricardo Cavolo fue hace un par de años, cuando Austin TV se encontraba de tour por España, y él fue encargado de hacerles arte. Por alguna razón su trabajo lo sentía muy familiar, como si la gráfica que usaba tuviera rasgos mexicanos. Investigando un poco más, supe por su amor hacia Frida Kahlo y todo tuvo sentido. Pero sus inspiraciones no se quedan ahí, y gracias a la iniciativa de Pictoline, Global Residency, tuvimos la oportunidad de platicar con él sobre su trabajo, juegos de rol, el Tarot, y la soledad.

14925393_1801973443395126_1742281080420354423_n

¿Cuál es la diferencia entre contar historias a través de ilustraciones y palabras?

Para mí, para empezar, es una cosa de restricción, yo sé escribir pero no sé escribir bien y la mejor manera que tengo para escribir algo es con el dibujo, porque es mi primer lenguaje, lógico antes el verbal. De alguna manera, cuando lees algo, tú creas una imagen mentalmente, le pones la cara al personaje, etc. Cuando lo que planteas es una historia con dibujos, la gráfica ya está, pero tú generas la gramática de alguna manera y lo bueno, sobre todo cuando si es un significado un poco abierto, como yo trato de hacer siempre, es que cada uno lo comprende diferente y puede hacer párrafos mentales en función de lo que está viendo.

¿Cuáles son tus influencias no pictóricas más importantes?

He leído siempre muchísimo, de todo tipo de libros, desde que soy niño. Era un niño un poquito solitario entonces tenía mucho tiempo para leer y la mayoría de los libros que leía eran de fantasía medieval, de espada y brujería, todo este tipo de cosas, El Señor de Los Anillos, etc. Luego de ahí me pasé a libros como de terror, Lovecraft me gusta muchísimo y fue el primer autor que me dejo bastante loco. A partir de ahí he leído todo tipo de cosas, reconozco que el realismo mágico, en concreto, Cien Años de Soledad, una vez que lo leí me quedé enamorado de ese universo y, creo, hay un poco de eso en lo que hago. Lógicamente, también el cine y la fotografía, pero creo que la lectura es de lo que más me inspira no siendo pictórico. También, la historia universal, lo tengo muy presente siempre a la hora de hacer mi trabajo, no historia del arte tal cual, sino historia de la humanidad.

Parecería que tu obra es muy simbólica, porque siempre haces usos de ciertos elementos, ¿qué importancia tienen los corazones y las llamas?

Bueno, el fuego, en este caso, siempre es algo positivo, no es fuego destructor, sino es fuego que da luz, calor. Es un fuego que nos gusta. Si estuviera escribiendo pondría muchos símbolos de exclamación o en negrita, en bold; es como “presta atención a esto que está pasando aquí porque hay tanta energía y está sucediendo algo tan inaudito que hay hasta fuego.” También lo suelo poner como estrellas fugaces, que no son fáciles de ver, entonces si pongo tres o cuatro es porque está pasando algo único en la historia de esa persona.

Y los corazones… yo creo que el mensaje que suelo dar es cariñoso, son historias de personajes un poco marginales o, quizás, no tan estándar, a los cuales generalmente no se les ha dado mucho cariño y sí hay mucho corazón es porque es un ejercicio de amor hacia ellos.

rcavolo9

dscf5351

¿Crees que a través de tu obra puedes representar de alguna forma la historia de los personajes marginales?

No me interesa dar un discurso universal sobre eso, simplemente yo conozco bien, al menos una parte, de esas minorías. Conviví con gitanos, al menos diez años, cuando era niño y los gitanos en España son una minoría normalmente maltratada por los dos bandos. Lo que percibí de ellos es que, si bien eran marginados, al mismo tiempo reían, eran felices, tenían sus alegrías y penurias diarias como todo mundo y creo que es tan sencillo como dibujarlos como personas normales y corrientes; como dibujaría a Napoleón pues dibujo a un gitano, solo que simplemente no voy a hablar de lo que se supone que es negativo, cosas que generalmente son falsas. Lo que hago es rodearlo de una historia bonita como lo rodearíamos a un actor o alguien estupendo y maravilloso que todos conocemos.

También los ojos son parte representativa de tu obra, ¿por qué usarlos constantemente y dotar a tus personajes con muchos de éstos?

Como trabajo con simbología, cada cosa significa algo, hay una transcripción normalmente: las personas estándar, sin ánimo de insultar, porque yo también me considero parte de ellas, tenemos dos ojos pero a las que considero especiales por el tipo de vida que tienen que llevar o por lo que hacen, incluso en zonas más oscuras de la sociedad, creo que son especiales y la manera de darte a entender que es una persona especial es con cuatro ojos. Tú ves a un personaje con dos ojos y es normal, pero cuando tiene cuatro, seis ojos están viendo que algo pasa, que es diferente. Es una alarma para decir “atiende a esta persona que es interesante.”

En alguna entrevista leí que no te interesa hacer retratos que sean fieles anatómicamente, sino que buscar retratar lo que tú ves en cada uno y hablabas de convertir en héroes a cada uno de los personajes que retratas ¿Por qué considerarlos héroes?

Mi estilo no me permite hacer algo anatómicamente fiel. Tengo la teoría de que cuando hay magia en una situación normal es muy bonito, pero si hay magia en una escombrera, en un basurero o en un vertedero la magia es mayor por el contraste y porque es más difícil que exista magia ahí. Cuando logra haber magia en esos lugares me parece que es digno de héroe, alguien que, a pesar de vivir en una circunstancia no muy buena o puteado por la sociedad, consigue hacer algo bello; tan sencillo como sonreír o darle un regalo a su hijo o lo que sea. Me parece algo heroico.

Tú retratas, ¿pero alguna vez te han retratado a ti?

Sí, no sé si todos me han gustado (risas). Voy a ser sincero, hay mucha gente que me hace retratos y me gustan, me hacen mucha ilusión. Tiene que hacerlo alguien que me conozca bien, bueno, mi novia me ha hecho algún retrato, porque ella también dibuja, y me conoce bien; cuando haces un retrato tienes que conocerle bien, no sólo las facciones físicas. Mi tipo de trabajo no es una cuestión anatómica, no es hacer una cara perfecta, es hablar de lo de dentro; de lo que no se ve, Entonces quien me haga un retrato es porque me conoce y a su modo hace ver lo que tengo dentro.

cavolo4

cavolo5

¿Quién te gustaría que te retratara?

Es un ejercicio un poco de vanidad, pero me gustan los artistas outsider, que pareciera que no tiene una repercusión social o artística, me gustaría que esa gente me hiciera un retrato porque sé que va a tener una visión completamente diferente a la que nosotros tenemos de una persona. O un niño, también me interesa mucho que me haga un retrato.

¿Cómo fue trasladar tu obra de un medio plano al de los juguetes?

Eso era un toy que me encargaron, fue divertido pero no es algo que hiciera a propósito.

¿Por qué te interesa intervenir objetos de uso cotidiano?

Porque salirme del papel es muy divertido. Yo me aburro rápido y necesito cambiar enseguida de superficie, de temática, de todo. Entonces resulta divertido y un reto. A veces a la gente un reto le puede molestar o disturbar un poco porque es salirte de tu zona de confort pero a mí me encanta porque es la emoción, por eso no trabajo con ordenador normalmente. Aquí (en Pictoline), estos días sí, porque no pude traerme todas mis pinturas pero me gusta trabajar como antiguamente, porque no hay ctrl+z, tienes el riesgo de que si lo haces mal lo repites o le rehaces para que eso quedé arreglado. Me gusta esa emoción y me mantiene despierto; de pintar un mural enorme, que al principio te puede asustar pero es muy bonito.

¿Cuál es la importancia de la música dentro tu trabajo?

Es importante para mí en mi vida personal, porque me gusta mucho y siempre me gusta vivir como con banda sonora, siempre tengo el iPod y los auriculares conmigo. Como es algo mío lo vuelco en mi trabajo y si un trabajo es sincero al final vuelcas lo que tienes dentro, entonces más allá de que la temática no esté relacionada, yo seguramente estoy trabajando con música en ese momento y desde ese momento es importante.

¿Qué tan fácil fue hacer tu lista de 100 artistas sin los que no podrías vivir?

Pues fue muy difícil (risas), de hecho, el primer listado fue como de 250. Es como si tienes 500 hijos y te dicen “No, sólo puedes elegir cien”… no puedes, pero al final fui descartando cosas que se parecían mucho, cuál me gusta más de este estilo o cual es más mío. Ya era más inconsciente, cuál de los dos te decían las tripas “ese.”

¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste a Daniel Johnston y cómo surgió la idea de hacer un libro acerca de él?

Tengo que decir que de Daniel Johnston, a quien pude conocer en persona y decirle esto, musicalmente me parece muy bueno, muy potente y muy personal, pero no lo escucho. Absorbo todo y él llora mucho (risas) entonces no puedo escuchar ni media canción porque me derrumbo completamente. Entonces me llamó mucho la atención porque es un outsider haciendo música, haciendo lo que él quería y sin que nadie le hubiera enseñado. Y lo que realmente valoro de él es su trabajo gráfico, es lo que más me gusta y de hecho se congratuló cuando se lo dije, porque le hubiera gustado ser famoso por sus dibujos, no por las canciones. Vi el documental The Devil and Daniel Johnston y me emocionó mucho, dije: “yo debo darle un cariño a este hombre”, tengo que hacer algo como un acto de amor, entonces decidí hacer el cómic con el fin de enviárselo a su casa. Sólo que tuve la opción de dárselo en España porque vino.

Has trabajado con varios proyectos musicales, desde Austin TV hasta Kaytranada, si pudieras elegir, ¿con qué otro proyecto te gustaría colaborar?

Ahhhh… voy a decir dos, uno muerto y uno vivo. El muerto sería Johnny Cash, lógicamente, es el que más me gusta de todos y vivo, tengo la esperanza de poder hacer algo para Kanye West porque me gusta musicalmente, le valoro mucho como artista. Es uno de mis referentes hoy en día y me encantaría trabajar con él.

kaytranada

ricardo-cavolo

¿Hay algún proyecto musical mexicano que te guste?

Estoy loco con un chico que de hecho voy a ver el sábado, Juan Cirerol. Me gusta desde hace cuatro, cinco años que lo descubrí con el primer disco y… estoy loco con él, me gusta muchísimo. Espero un día poder hacer algo con él.

Mencionaste que de pequeño te gustaban los juegos de rol, ¿si la vida fuera uno, qué papel estarías representando?

Creo que no sería nadie fundamental, tipo Gandalf o Aragorn. Los elfos tampoco porque me parecen un poco arrogantes, un poquito nazis (risas), tal vez un elfo de la noche, porque los elfos de la noche se supone que son un poquito más oscuros; seguramente son lo más cercano a los gitanos.

Para alguien que tenga curiosidad sobre estos juegos, ¿cuál le recomendarías para iniciar?

A mí me fascina este tipo de juegos porque son juegos de fantasía mental, antes de que hubiera ordenadores, te juntabas con cuatro personas en una mesa, había una hoja de papel y alguien te contaba una historia, entonces tenías que hacerlo todo en tu cabeza. Eso me parece un ejercicio maravilloso. Lógicamente la madre de todos esos juegos es Dungeons & Dragons, aunque he de decir que mi primer juego fue Stormbringer, que también fue bastante conocido, ya después me pase a Dungeons y a Vampiro.

¿De qué forma disfrutas tu soledad?

Aprendí a tener mucho mundo interior, al no tener tanta gente con la que hablar, gastaba mucho tiempo leyendo o dibujando. Entonces tú solo, en tu cabeza te generas mucho mundo interior, mucha historia para hablar contigo mismo. Me doy cuenta ahora, que tengo amigos y demás, que muchas veces me ven callado y pueden pensar que estoy serio, cabreado, cansado y simplemente estoy hablando conmigo mismo. A veces es algo malo, me he dado cuenta que tengo que generar más actividad social en ese sentido, pero estoy cómodo con la soledad. También me gusta estar acompañado, en pareja y demás pero estoy muy cómodo conmigo mismo en la cabeza.

sad-cavolo

cavolo1

¿Te consideras un neandertal?

Un poquito, aunque he tenido que aprender a serlo, de hecho, porque antes como que me olvidé de las cosas básicas y sobre todo en el último año he tenido que trabajar en eso; por eso me hice el tatuaje en la mano. Y estoy trabajando en ser más neandertal (risas), es bueno serlo.

De los platillos mexicanos que has probado, ¿cuál te gustaría llevar contigo de regreso?

Te voy a decir algo que suena muy mal, pero siempre que puedo pido nopales, me encantan. Sé que no es lo más refinado pero me encantan. Y los chapulines también me gustan.

¿Qué opinas de iniciativas como la Global Residency de Pictoline?

Me parece perfecto, maravilloso y sobretodo necesario. Hay que aprovechar hoy en día todo esto de las redes sociales, que si bien a veces traen muchos problemas, también traen cosas preciosas, una de ellas es esto. Que alguien de México, estando yo en Barcelona, contacte conmigo y me traiga. Me parece muy enriquecedor para la gente de Pictoline porque traen a alguien con ideas nuevas a su feedback habitual, pero es más enriquecedor para mí que vengo a trabajar con gente de aquí. Es una joya.

En un mundo lleno de noticias, ¿cómo te mantienes informado?

Internet, sobre todo Twitter y algunos periódicos online.

La personas quieren todo al instante, ¿esto de qué manera influye/afecta al arte/ilustración?

Yo tengo suerte porque trabajo muy rápido, necesito terminar las cosas pronto para no aburrirme, entonces de alguna manera va en consonancia con los tiempos de hoy en día. Me siento cómodo con ello, no tengo objeción y si me siento presionado, me considero ya con la suficiente seguridad para decir “hay que bajar el pistón, hay que hacerlo más despacio.” Aunque soy yo el que normalmente empuja las cosas.

Creadores mexicanos favoritos:

He de decir que desconozco casi todo lo que sucede ahora mismo pero no por snobismo ni nada, sino porque estoy como muy centrado todavía en lo que se ha hecho antes. Imprimo el 99% de mi tiempo en buscar cosas artísticas de tiempos anteriores, sé que es un pecado porque también es bueno saber lo que sucede hoy en día. Cada vez más lo intento pero me llama mucho lo otro. Hay un artista de ahora que me gusta mucho, hace murales, Saner; me vuelve loco, me encanta y de alguna manera siento una conexión entre su trabajo y el mío, porque él también es muy simbólico, alegórico y trabaja con las raíces de aquí y a mí eso me encanta porque es uno de mis referentes son las raíces; lo de antes.

 ¿Qué te llevas de Pictoline y qué les dejas?

Sinceramente, me he asombrado de lo bien que funcionan siendo tan poquitos y siendo gente tan joven. Me parece genial cómo trabajan; cómo lo plantean todo por la mañana hasta cómo se desarrolla todo. Son verdaderas máquinas y tienen un criterio maravilloso ¿Qué les dejo yo? No sé, eso tendrían que preguntárselo a ellos, seguramente una palabrota de España.

Si tu trabajo fuera una carta del Tarot, ¿cuál sería y por qué?

Trabaje el Tarot y tuve una madrastra durante un tiempo que estaba obsesionada con él, entonces conocía muy bien el significado pero me traumé un poco a nivel personal con ella y como que olvidé un poco todo el trasfondo profundo de éste. No sé con cuál identificarme, me gusta mucho y me parece muy curioso que la carta de la Muerte significa cambio, más que algo negativo o la muerte en sí, significa cambio. Me gusta que la cosa vaya cambiando, siempre entiendo que a mejor, aunque parezca un poco tétrico.

ricardo-cavolo-4

cavolo

ricardo-cavolo-2

ricardo-cavolo-3

cavolo6

Si quieres ver más del trabajo de Ricardo, puedes visitar su página oficial, Instagram, Twitter, y Facebook.