SKINHEADS: La Cosmovisión Política y Social reflejada en la Moda

El comienzo del lujo podría denominarse como una forma suntuaria de interacción entre humanos, dioses y clases sociales. El despilfarro de los materiales preciosos u objetos de ornamentación suntuosos fueron el comienzo de lo que hoy conocemos como lujo, un término por demás ambiguo al que podemos connotar diferentes tipos de significados contemporáneos como el sentido de pertenencia y de seguridad junto con la búsqueda insaciable de la individualidad humana. El lujo desde un punto de vista personal, se ha convertido en una búsqueda interminable del status social, pero ante todo, de una estabilidad psicológica.

Si remontamos a la época de auge de los Skinhead (pronunciado correctamente: skin-ed)  en el año de 1969, nos percataríamos que la palabra lujo estaba presente 24/7 en los estilos de vida de los integrantes de esta famosa subcultura inglesa. Como explicaba George Marshall en su aclamado libro Spirit of 69’, a pesar de ser una clase trabajadora, los skins concebían al lujo por medio de la moda, la importancia de las marcas y la repercusión que estas tenían en su círculo social, hicieron de los skinhead una subcultura cien por ciento capitalista aunque la mayoría de ellos, no lo aceptaban. Éstos se regían por la inversión monetaria en marcas que cumplieran con los estándares mas altos de calidad y duración como lo eran Levi’s y Dr.Martens, marcas que cumplieran con un sello distintivo tanto de producción como de pertenencia y originalidad en la sociedad.

Hoy en día la mala fundamentación y disparates originados por la prensa en el pasado crearon una mala imagen y falsas especulaciones en relación a esta subcultura urbana, primordialmente se tiene que hablar de cómo el vestir era una ritualización que se practicaba día con día en la vida de los skinhead, la cual, se juzgó por ser el típico estereotipo de personas sin oficio ni beneficio. La sociedad los concebía como jóvenes agresivos que sólo gozaban de revolver para mal el estado social “firme” que muchos creían estar viviendo. Los llamaban alcohólicos y rebeldes sin causa, personas con las que no querías tener algún tipo de problema si no querías salir herido o perjudicado física y psicológicamente. Todas estos adjetivos y estereotipos se dieron principalmente por vestir de una manera “más ruda” de la que la sociedad Londinense estaba acostumbrada, y más si comparamos su estética con los colores vibrantes y pacíficos que los hippies impusieron como moda en ese entonces.

Somos una sociedad que se deja llevar por lo que vemos, sin estar dispuestos a desarrollar y fundamentar una respuesta lógica y sensata hacia lo nuevo que se nos presenta día con día. Es por ello que en el siguiente texto les presentaré la verdadera cosmovisión de esta subcultura, aunado a un pequeño análisis político y clasista que desenvolvió una de las tendencias estéticas más fuertes en la historia.

Todo comienza con la también ya conocida subcultura inglesa de los Mods, jóvenes que en la mitad de los años sesenta, tenían un gusto hedonista por la moda, las motocicletas y la música. Esta juventud al ser de la clase obrera, llegaron a tener una relación muy estrecha con jamaiquinos inmigrantes que llegaron a las famosas calles de Londres para encontrar una mejor forma de vivir. Esta fusión cultural es la base principal del origen Skinhead. Mientras en 1967 la vida le daba a los ingleses de la ciudad un verano lleno de amor, paz caleidoscópica y estampados de psicodelia, el otro lado de la moneda era una realidad muy distinta, los londinenses que no tenían una identidad con la que pudieran identificarse, sufrían con problemas clasistas muy marcados en la época como: La gran marcha de solidaridad Vietnamesa en Octubre de 1968 o las guerras en el Sureste de Asia, y como ya sabemos, entre más guerras y decadencia social siempre habrá un motivo más para la llegada de una subcultura más. La palabra Skinhead no llegó a la circulación común hasta 1969, aunque ya se lograba ver las botas enormes y camisas crops en los círculos Mods desde 1964, en realidad estos jóvenes tuvieron una crisis de identidad entre el 63 y el 64 siendo los verdaderos fundadores de la subcultura. Algo muy importante para el nacimiento de los Skins, fue el incremento en número de mods por todo el este de Londres, muchos llegaron a convertirse en hard mobs, los cuales eran tan violentos y agresivos que necesitaron cambiar su estilo de zapato por botas muy pesadas y caras para poder golpear cabezas con mas facilidad.

Primer Factor: La Música

Gran parte de su mundo gira entorno al gusto por la moda y a la buena música jamaiquina. Los primeros skinhead necesitaban una manera de descubrir nuevas formas de música, es por ello que el ska y el soul americano se convirtieron en el soundtrack perfecto para su ritmo de vida. La música jamaiquina se dio como toda una revolución al desarrollarse en Inglaterra gracias al apoyo de las largas comunidades indias del este ya establecidas en Londres.

Mods blancos y jóvenes se convirtieron en visitantes regulares a las fiestas del blues ilegalmente situadas en zonas como North Kent, Sheffield, Birmingham, Bristol y áreas en Londres como Notting Hill y Brixton. Estas fiestas les daban la oportunidad de oír los nuevos sonidos en tendencia y de poder tener un contacto más regular con jóvenes negros. Muchos de estos jóvenes jamaiquinos tenían un peculiar estilo de vestir basado en los Rude Boy de Kingston, el cual consistía en enfocar la mirada en trajes elegantes y pulcros, pantalones arriba del tobillo y zapatos que brillaban por donde los vieras. Los Mods, y posteriormente los Skinhead, adoptaron este look como forma de inspiración para la creación de su estilo. Incluso hay un dato histórico muy conocido sobre el famoso cantante jamaiquino Desmond Dekker, al cual se le adjudica haber inventado el look de usar los pantalones cortos hasta el tobillo, el cual fue adquirido posteriormente por todos sus seguidores a partir de sus múltiples presentaciones y conciertos en Inglaterra. Algunos de los artistas de reggae que causaban furor con su música alrededor de la Gran Bretaña fueron: Jimmy Cliff, Harry J All Stars, Desmond Dekker y Max Romeo. Estos artistas se podían escuchar en las dos únicas estaciones de radio especiales para este género musical: London’s Reggae Time de la BBC y Birmingham’s Reggae Reggae.

No obstante conforme al paso del tiempo, la música se tornó mucho más ruda adquiriendo el gusto por el punk, género musical que surgió en 1970 para apoyar a la juventud europea y americana que ya estaba cansada de una sociedad sosa y sumisa. El estruendo de los reproches sociales, apenas estaba por comenzar.

El Blah Blah Blah Político y Social de Las Masas

La esencia de los Skinhead predica en la hermandad y lealtad hacia los tuyos. No eras skin solamente por usar botas y haberte rapado, al contrario, existía un proceso mental mucho más digno, profundo y pasional referente a lo que implicaba formar parte de esta subcultura. Lamentablemente los Skinhead no serán recordados como personas pasionales, orgullosas de cómo lucen, aquellas que disfrutaban de buena música junto a litros y litros de cerveza. Los medios de comunicación, en ese entonces regidos por la televisión, el radio y los periódicos, tachaban a esta subcultura como violenta y neonazi. En la escala de vida se les podía comparar con una enfermedad venérea o un perro con rabia. Eran totalmente despreciados por la sociedad, no obstante hasta nuestros días, se sigue teniendo el mismo pensamiento mediocre y sobre la forma de vivir Skinhead. Aunque esta subcultura si llegó a caer en el cliché de badass boys y peleas callejeras, éstas se disputaban únicamente entre los mismos skins que tenían territorios en lugares cercanos, nunca llegaron a meterse con gente externa, y mucho menos con otro tipo de subculturas. Simplemente eran bandas callejeras que gozaban de un hobbie muy extraño: provocar a los bandos contrarios y sacar uno que otro golpe mientras tu masculinidad era comprobada por qué tanto aguantabas ser molido a golpes. Los Skinhead se regían por una frase muy sencilla: “Si no nos provocas no te haremos nada, danos un motivo y te patearemos la cabeza”. Siempre era cuestión de ver quién dominaba el mayor territorio y los puños más dañinos de la región.

Como se mencionaba anteriormente, para la clase obrera eran tiempos difíciles, la falta de empleo en Inglaterra era muy obvia. Muchos Skins en la década de los 80, alimentados por la cultura musical punk, decidieron empezar una revolución en contra de todo poder político posible. A ellos se le podía denominar Skinhead 2.0, eran un poco más violentos y rebeldes que los originales, ya que los clásicos del 69 repudiaban todo acto que se dejara llevar por temas de política o aspectos raciales. Los clásicos trataban de influenciar a la nueva generación Skinhead para que solamente se enfocaran en vivir su cultura todos los días sin caer en temas innecesarios. Los Skinhead 2.0 generalmente eran los mas jóvenes dentro de la subcultura, fueron aquellos que adquirieron partes importantes de la cultura punk para después fusionarla con esta subcultura. Obviamente el resultado no fue nada satisfactorio para los Skins clásicos, logrando solamente darle una mala imagen a los originales, volviendo su forma de vida a un estilo mucho más violento y político de lo significaba de verdad. Esta división acogió la imagen de la Union Jack como bandera y escudo personal, también se caracterizaron por utilizar la imagen del bulldog para demostrar la hombría que esta división tenía ante la sociedad.

El Cliché Mal Intencionado

La historia detrás de los Black Nazis Skinhead o coloquialmente hablando, Neonazis, parte de la llegada de los Skins a Alemania alrededor de 1988. Cuando esto sucede, el mensaje de la subcultura se distorsiona de una manera muy grande. La gente fascista y nazi que existía en ese periodo, toman la vestimenta skinhead como propia a falta de una identidad clara para los suyos. Incluso en estos tiempos, esta clase de gente sigue vistiendo como así proclamándose parte de la subcultura, cuando la realidad es que sólo adoptaron una forma de vestir que ya estaba ligada anteriormente con un mensaje totalmente diferente. Los Skinhead nunca aprobarían el sistema racista dentro de su estilo de vida, al contrario, ¿Cómo lo podrían ser si su esencia existe gracias a la mezcla de dos culturas totalmente diferentes?

Algunos Skins de generaciones posteriores al ver esta mala imagen que se les imponía como propia en la sociedad, decidieron crear el movimiento S.H.A.P (Skinhead Against Racial Prejudice) colocando estas siglas en modo de parche en sus bomber jackets. De esta manera, se podían diferenciar de los seguidores de ideales alemanes y racistas en la época, aunque para agregar un poco mas de controversia, los Skinhead clásicos originarios del 69, no estaban de acuerdo con movimiento, ya que creían que no había razón alguna para llevar un parche probando algo que en realidad, debías de estar predicando día con día como mote de vida, no sólo en situaciones riesgosas o clasistas. En términos de religión, los clásicos desde un principio no juzgaban por tu color de piel o preferencia religiosa. Había desde judíos, católicos y ateos, hasta personas de todo tipo de color posible.

Finalmente… La Moda

Como se mencionaba anteriormente, la moda fue inspirada en el estilo Rude Boy, pero la indumentaria Skinhead fue 100% creada por los mismos integrantes de la subcultura. Empecemos por las botas: tenían una idea demasiado compleja acerca de la masculinidad y de las muchas maneras en que podía ser representada. Generalmente usaban las botas una o dos tallas más grandes para agregar un look mas masculino y agresivo.

Las botas estilo Steel-toe o al tobillo eran las más populares, incluso se veían bien que pudieras conseguir botas industriales de trabajador con las suelas pintadas en diferente color. Las Dr. Martens no fueron populares hasta después de que las suelas industriales fueron prohibidas en los partidos de fútbol por el daño que ocasionaban cuando habían peleas. Las Docs agregaron como ventaja la imagen de ser más pulcras y mucho más cómodas de usar, siendo desde esa ocasión las favoritas de muchos amantes del punk y rebeldes con causa.

El fútbol era el deporte por vocación de todo Skin, y las botas, el arma elegida. Podías tener clavos, estoperoles en la suela o los famosos listones que consistían en pequeños cinturones con cadenas y objetos pesados de metal que pudieras amarrar alrededor de tu bota o en vez de agujeta usar alambres. Cabe mencionar que la mayoría de las veces estas botas siempre eran retiradas antes de cada partido para evitar peleas y heridos.

Los pantalones: fueron una variación del color verde militar al azul claro de la mezclilla, Lee y Wrangler eran marcas que comercializaban pantalones de mezclilla, pero siendo sinceros lo correcto era invertir a como diera lugar en un par de Levi’s. Obviamente eran mucho más caros, pero definitivamente agregaba un estatus más exclusivo y de lujo. El modelo que se utilizaba eran los originales 501’s de Levi’s, hechos de un material más grueso y duradero que cualquier otra mezclilla en el mercado. La gran calidad de los pantalones de mezclilla tenían un pero, una parte esencial para un Skinhead es llevar los pantalones a la cintura, pero los 501’s estaban planeados para ser llevados a la cadera, por ello la utilización de tirantes se convirtió parte fundamental del look skin. Aunque desafortunadamente los 501’s no venían en una forma encogida al estilo Skinhead, la idea era comprar el par y ponerlos a lavar muchas veces hasta que encogieran y fueran estéticamente apretados como lo demandaban los Skins. Otro proceso importante para tener los pantalones perfectos, era que al comprar un nuevo par, necesitabas hacer verlos como si hubieses llevado ese par puestos por años y no desde el sábado pasado que los pudiste adquirir en las tiendas. El blanqueador de mamá era la solución apropiada, pantalones nuevos y caros luciendo viejos y desgastados era el outfit reglamentario. Las camisas agregaban el toque final al uniforme provenientes de 1969. Una de las camisas principales eran las collarless, planas o a veces con rayas. Otra de las clásicas son las típicas America button-down, rayas o planas que fueron parte esencial en el guardarropa de los Mods en los sesenta. Hubo muchas marcas asociadas a la cultura Skinhead, entre ellas las mas comunes eran: Ben Sherman, Jaytex, Permanent Press y Fred Perry.

Cabello: el verdadero tipo de corte que impuso moda era para las mujeres, es decir, las Skingirls. El corte consistía en tener la cabeza rapada excepto por un flequillo en la parte delantera y un mechón de cabello en la parte posterior. El corte o rapado de pelo para los miembros Skins se ritualizaba de una manera muy peculiar, uno de los miembros tenía que realizar el corte. Esta tarea de cortar o rapar la cabellera de un nuevo miembro estaba dirigido especialmente a las mujeres, ellas eran las encargadas de hacerlo mientras todos bebían cerveza y celebraban la unión de un nuevo integrante.

Con estos puntos, y tras haber definido la cosmovisión dentro de la subcultura Skinhead, nos toca darnos cuenta de como la ritualización en la moda siempre ha sido lujo con un significado mucho más superior del que hoy podemos entender. El lujo es una palabra demasiada ambigua para las personas, la definición se vuelve circunstancial y personal en muchos casos, etnias y culturas alrededor del mundo adoptan el lujo como pertenencia mediante la ropa e indumentaria diaria. Y éste, siendo una palabra con un significado tan antiguo, creó a los Skinhead como un grupo de personas que a pesar de su falta de trabajo y bienestar propio, modernizó los temas clasistas de manera moderna con la moda que crearon. Actualmente la indumentaria ha perdido su proceso de  identidad, ahora nos vestimos para pretender, más no para pertenecer. Nos hemos convertido en una sociedad inestable, materialista y sin esencia propia. Nuestro patrón de errores y aciertos siempre ha sido y será el verdadero proceso para  crecer y evolucionar como sociedad moderna.