Un Offender en Lollapalooza Argentina

image9

Todo el mundo dice que es importante ser concreto y conciso en las notas, pero cuando pasan cosas como las descritas aquí abajo, es complicado no extenderse. Para empezar, en estos momentos hay que sacarse el traje de escritor neutro; escribir lo que uno sintió mientras estaba ahí es el secreto para que la gente se pueda poner en tus zapatos. Otro punto a aclarar es la falta de fotos propias, vivirlo como espectador de la quinta fila en Argentina implica saltar con cada canción, aplaudir cada chiste y entregarse a cada ritmo. Sin más aclaraciones, Lollapalooza Argentina 2014.

20140402-095140-e1396444335590

Calor, mucho sol, transpiración. El primer día del festival se caracterizó por la temperatura que subía y subía desde las once de la mañana, cuando los peregrinos empezaron a llegar. El primer gran show fue ver lo gigantesco del predio; 85.000 metros cuadros, escenarios gigantes y pocos baños. A las dos de la tarde le llegó el turno a Portugal.The Man, atrasado por culpa de un sonido que nunca recuperaron, tuvieron que acortar su performance y aunque el público lo soportó con chistes para la banda, quedó el sabor amargo de no poder corear “Modern Jesus”.

Pero la maratón había comenzado y mientras algunos corrían a ver a Capital Cities (una fiesta adentro de la fiesta en si), otros ocupaban posiciones para Jake Bugg. El hijo adoptivo de Liam Gallagher y Alex Turner dio un recital muy correcto, puso los solos donde había que ponerlos y rompió su record de tres sonrisas en una hora; cada vez que sonrío la gente gimió enloquecida.

Otro que aulló cual lobo en la noche fue Julian Casablancas, con su nueva banda The Voiz. Saltó, hizo chistes, surfeo sobre el público y otras cosas que varios vimos de lejos, preparados para correr al escenario de una niña llamada Ella O’Connor. Lorde fue el momento donde todo se tornó surrealista, su cuerpo, su cabello, los beats. El mundo paró por una hora para ver como esa mujercita tan frágil se convertía en una leona, lista para comerse a cualquiera que quiera competir por el trono. Mirar a la gente a los Ojos (si, con mayúscula) hechizó a cada uno de los espectadores. Los padres, las niñas, hipsters, bear hipsters, escritores de YO, se rindieron ante ella y cantaron cada letra.

Y para volver al mundo real, nada mejor que la elegancia de Phoenix, que dio su recital mas multitudinario en Argentina. Así lo demostró la felicidad de Thomas Mars, quien saltó y gritó como nunca lo había visto. Mientras tanto en los demás escenarios, Imagine Dragons encantaba al publico y Kid Cudi daba clases de egolatría al compás de la batería de los Nine Inch Nails; la carrera necesitaba un descanso y “Marijuana” del rapero oriundo de Cleveland fue el relajo perfecto. Nos dieron las diez de la noche y llegó el momento de dejarse envolver por la selva; Arcade Fire tocó cada vibra de cada espectador, sea ocasional o profeso fan de la banda. Entre coros amazónicos, rezos a chamanes místicos y mucho brillo, el primer día del festival llegaba a su fin.

No voy a entrar en la discusión y hablar mal del transporte a la ida o a la vuelta del recital, sólo voy a decir que a la segunda jornada, llegué a las tres de la tarde. Horario exacto donde la rubia Ellie Goulding comenzaba su streaptease (tanto de ropa como de capas de sentimientos) para ganarse a cada Argentino. Con sus últimos beats, comenzó a sonar “Worst Behavior” de Drake. Dando a entender que Ezra y los suyos ya estaba subiendo las escaleras para entrar al Main Stage 2; quienes estuvieron presentes, siempre recordaran las caras de los Vampire Weekend al ver coreados cada uno de sus solos por todos los que estaban cerca. Con ellos, la tarde del último día le daba paso a la noche.

Los Pixies y Soundgarden entretuvieron a las más de cien mil personas que se encontraban en el predio antes de que Axwell y los Peppers sacaran la artillería pesada para la última hora. La banda de Flea, movía a la mayoría de la audiencia con sus saltos tan perfectamente sincronizados.

Entre fuegos artificiales terminó la primer edición del Lollapalooza Argentina, esperando la apertura de la venta de tickets para el 2015.