VECTOR Gallery: La Creación de un Nuevo Movimiento Religioso A Través del Arte

Creo que es parte de la naturaleza humana tener cierta fascinación con lo desconocido. Aunque a veces nos gane el miedo, la curiosidad es un motivador muy poderoso que nos lleva a la interminable busca del conocimiento. Pero, ¿qué es lo que nos atrae a lo desconocido? ¿qué es lo que nos motiva a buscar respuestas de nuestro universo fuera de la mera curiosidad?… Sin querer entrar a temas filosóficos, puede que el deseo de encontrar respuestas fue lo que dio origen a diferentes ideologías, tanto religiosas como de cualquier otra índole. Pese a que muchas de estas ideologías no estén relacionadas, tienen un papel importante en la formación de nuestra sociedad actual.

No es precisamente un secreto que algunos artistas busquen expresar sus ideologías personales a su arte, y tampoco debería de sorprendernos que entre más controversial o extraño nos parezca algún concepto sentimos más atracción hacia él. Quizá estos conceptos de curiosidad y controversia son lo que hacen la galería satánica VECTOR Gallery (NYC/LA) tan popular.

Creada por JJ Brine bajo el concepto del post-humanismo, que se define como “el rechazo del antropocentrismo en la filosofía e intelectualismo actual”, y propone que existimos en un plano más allá del estado humano en el que un individuo puede poseer o crear diferentes identidades y experimentar el mundo a través de perspectivas heterogéneas. La galería adopta esta filosofía ya que es un “espacio receptivo con una energía particular que debe experimentarse en vivo”, según define el artista.

Aunque la galería está compuesta de altares hechos por Brine para mostrar los mensajes comunicados hacia él por el cosmos, la galería en sí, es parte de una pieza de arte en forma de instalación. Cada escultura dentro de ella es parte del universo colectivo de Brine y cualquiera que se aventure dentro de ella, ya que el precio de entrada impuesto por JJ es el alma misma de cualquiera que se aventura tras las puertas de ALAN (la deidad suprema dentro de la galería).

Fuera del mensaje “religioso”, lo que VECTOR propone artísticamente es que realmente no hay distinción entre el bien y el mal, ya que elementos que asociamos con lo “diabólico” cooperan constantemente con lo celestial en una unión que tiene como objetivo el balance. “No hay acciones buenas ni malas, solamente hay acciones y falta de ellas. El concepto del bien y el mal son paradigmas obsoletos que detienen el proceso de unificación de la consciencia humana para que sea colectiva.” (Brine, 2014)

Aunque puede que Brine tenga un poco de razón en cuanto la mentalidad blanco/negro en algunas partes de la población mundial atrasando nuestro avance como sociedad, creo que la mente y moralidad humana es algo sumamente complejo y contradictorio que nunca podría unificarse para formar un “todo” absoluto. Sin embargo, JJ Brine cumple su función en el plano artístico al hacer que nos cuestionemos sobre el “bien” y el “mal”, y quizás nos aventuremos a buscar respuestas (por mera curiosidad) en su galería viviente.

Puedes seguir el trabajo de JJ Brine y la galería VECTOR en Tumblr, Twitter, YouTube e Instagram.

Texto por: Kathya Hernández.