¿Yay or Nay?: ‘Starboy’ de The Weeknd

the-weeknd

Antes de comenzar, he de decir que nunca he sido el mayor seguidor de The Weeknd ni mucho menos. Incluso me puedo dar el lujo de decir que en pleno 2016 he escuchado muy poco sobre él. Un par de canciones R&B que sonaban en la radio que no me terminaron de enganchar, un cover que le hizo Ellie Goulding y un peinado bastante “extravagante” es lo poco que sabía sobre Abel Tesfaye (debo admitir que este último dato me provocaba una especie de prejuicio negativo hace él que he sabido superar).

Queda claro que The Weeknd no ha descansado desde el lanzamiento de su anterior álbum: Beauty Behind The Masses, sin embargo, el hecho de mantenernos en constante escucha en sus diversas participaciones con artistas como Kanye West (“FML”) y Cashmere Cat (“Wild Love”) no redujo las expectativas de lo que sería su nuevo álbum. Aunado a ello, el cantante nos dio una probadita de lo que se vendría a finales de año al sacar una canción con todo y video al lado de Daft Punk, titulada “Starboy”, el adelanto perfecto para saber de qué iría su próximo álbum, no sin antes sorprendernos dos días antes con el lanzamiento de MANIA, un film que sirve de prólogo al nuevo disco con pequeños adelantos de sus canciones.

“Starboy”: una canción que es más fácil de entender y apreciar si se acompaña con el video oficial. En él podemos observar cómo The Weeknd destruye la imagen que se había creado sobre sí mismo, es justo decir que se trata de un renacer artístico en el que Abel Makkonen deja de ser The Weeknd para convertirse en un “motherfuckin’ starboy.” Si bien, la primera vez que uno escucha la canción puede no terminar de convencer, desde que salió la he escuchado un par de veces más para poder decir que es bastante agradable y que de verdad me gustó. Es digna de mención la sutil pero bastante conveniente participación de Daft Punk en la producción, incluso le da un toque del R.A.M. con luces de neón a la misma.

La siguiente canción es un “back to basics” bastante pronto en el álbum. “Party Monster” no es una joya que vaya a relucir en la colección del artista pero me parece que cumple con el objetivo de todas las canciones del músico, al empoderar a quien lo escucha de una manera en que sólo prestando atención a la letra podemos entender. ¿Momento clave de la canción? El puente a dueto con Lana del Rey en: “Paranoid, but I see something in you.

El aumento de los BPM’s corre a cargo de “False Alarm”, se nota un claro estilo de synthpunk bastante adaptado a la voz mellow de Abel. Esta canción funciona para darle un poco de acción al recorrido del álbum, un track que nos advierte de no enamorarnos de una persona especialmente materialista para no caer en una falsa alarma. Gracias, Abel.

Continua, “Reminder”, el típico track que no falta en cualquier disco de hip-hop con el que el cantante alardea sobre sus éxitos y cómo él es mejor que su competencia, sin embargo hay un trasfondo en ella: es la respuesta a las críticas que han mencionado la pérdida de su distintivo y preferir el lado comercial. ¿Recuerdan su premio en los Kids’ Choice Awards?… “I’m like goddamn bitch I am not a Teen Choice, goddamn bitch I am not a bleach boy.”

La canción pasada nos recordó la fórmula clásica de Trilogy, el Dark R&B, sin embargo en “Rockin’” regresa a la canción pop calcada directamente de “Can’t Feel My Face”, posiblemente hecha para sonar más en la radio y en fiestas que el resto de canciones. No hay mucho más que decir. ¿El tema de la canción?… sexo sin compromiso.

“Secrets” resulta una de las mejores canciones del álbum, podemos escuchar un cambio en el tono de voz y ritmo al que nos tenía acostumbrados. Se logra plasmar una movilidad bastante agradable en la que podemos escuchar desde volumen swells en la guitarra de fondo (que recuerdan mucho a “Horizon” de Daft Punk) hasta cambios de voz que la hacen sonar como un dueto. La canción tiene como base samples de dos clásicos del new wave ochentero: “Pale Shelter” de Tears For Fears y “Talking In Your Sleep” de The Romantics. Una mención especial a las variaciones de la melodía, se aprecia mucho mejor cuando se escucha con calma.

La primera balada romántica del disco llega de la mano de Cashmere Cat, “True Colors.” Un track minimalista que resalta más por la letra que por la melodía: sinceridad a su pareja para mostrarse como realmente es. Es una muy buena opción si algún día necesitas dedicar algo musical a un ser amado.

“Stargirl Interlude” es el puente del disco y en él colabora por segunda vez Lana del Rey. La Stargirl describe una relación con Starboy dentro deuna atmósfera bastante espacial. La verdad es que funciona como interludio y también es muestra de la facilidad que ambos artistas tienen para complementarse entre sí.

twlr

“I just want to see you shine ’cause I know you are a Stargirl.”

Al leer que en “Sidewalks” colaboraba Kendrick Lamar supuse que sería una buena canción. No estaba equivocado. Aunque la pista instrumental de este track está muy bien construida, la letra resulta ser un tanto sencilla pero dice mucho sobre el pasado de ambos artistas y sus inicios en ciudades con alta criminalidad. Siendo una canción de rap es muy difícil de catalogarla como innovadora u original pero la verdad es que a diferencia de otras canciones, ésta tiene un punto, y de igual forma se ha dicho que esconde un mensaje para Drake“Cause too many people think they made me, well, if they really made me then replace me”… si bien recordamos, Drake fue quien ayudó a que la música de Tesfaye fuera en mayor parte conocida al publicar algunas canciones en su blog, sin embargo las especulaciones han ido más allá, y apuntan a Jeremy Rose, quien fuera productor de Abel en sus inicios, específicamente en “What You Need”, “Loft Music” y “The Morning”, las canciones por las que se dio a conocer el proyecto de The Weeknd, básicamente el creador de su distintivo sonido, y de quien se separó por “diferencias creativas.”

Mención especial a la participación de Kendrick Lamar y Sam Smith, resultando impecables sin robarse el lugar de Abel.

En “Six Feet Under”, volvemos a hablar sobre las mujeres interesadas pero esta vez desde un enfoque más explícito y en compañía del rapero FutureMetro Boomin produce, dando como resultado una posible segunda parte de “Low Life”, canción del reciente álbum de Future. La canción en realidad no ofrece más que un coro pegajoso y posibles frases para Twitter (y hasta eso no tanto).

La vida del artista toma un giro de 180º en “Love to Lay” y ahora pasa a ser la víctima de una mujer que sólo busca sexo casual. A pesar de que es curioso escuchar una canción en la que The Weeknd sufra una cucharada de su propia medicina, este track brilla más por la pista electro/funk ochentera y la producción de la misma. Pero el giro de 180º pasa a ser de 360º en “A Lonely Night”, canción cuyo tema central vuelve a ser el mismo de otras canciones, resultando en una disculpa hacia una chica de one night stand pero donde ésta se quedó pensando que serían algo más. De nuevo, lo que vuelve a resaltar en la canción es la pista instrumental con sus toques de soul y R&B muy bien pulidos. “Baby girl I loved you on a lonely night. It was the only time and if I led you on then I apologize.”

No es que sea una canción muy distinta a todas las anteriores pero “Attention” tiene mucha más personalidad que sus acompañantes. La segunda colaboración con Cashmere Cat, sencilla pero con un coro con bastante fuerza que hasta dan ganas de cantarlo. El concepto de Starboy como personaje queda bien condensado en “Ordinary Life”, canción que empieza como la típica R&B con frases de sexo explícito pero posteriormente va más allá de eso. Tras un par de coros, la temática de la canción se torna más personal, abarcando momentos sobre el estilo de vida del cantante. Los coros overdubed con auto-tune le dan mucha más identidad a la canción: “And she said that she’ll pray for me, I said “it’s too late for me” cause I think it’s safe to say this ain’t ordinary life.”

Parece que la canción que todos esperábamos en algún punto llega con “Nothing Without You.” Aquí The Weeknd se sincera y nos demuestra que es una persona con sentimientos, un track triste que encaja perfecto con el tema de la separación de una pareja. La participación de Diplo en la producción no es algo tan evidente pero se nota detrás de los coros tan catchy de los que es experto, y en el outro de la misma, cuando suena más claro la guitarra acústica. Una buena pieza que le da un respiro al álbum rumbo a su final.

“Una canción de amor más oscura que sus predecesoras” es una de las mejores formas de describir “All I Know.” La cual se va construyendo poco a poco hasta llegar a ser una de las más experimentales en la carrera de The Weeknd. Tras llegar a una breve pausa a media canción, Cashmere CatFuture vuelven a hacer acto de presencia pero esta vez compensando la efímera aparición en “Six Feet Under” del rapero. La colaboración está ejecutada de manera excelente y el concepto experimental de la misma también está muy bien logrado.

“Die For You” no se siente para nada vacía, aunque el coro se puede llegar a sentir forzado, es posiblemente una de las canciones más bonitas del repertorio del artista. Deja de lado la experimentación y nos entrega una muestra clara del amor que tenía por Bella Hadid, su expareja, al hablar sobre la soledad, el tiempo y la distancia, razones que provocaron su ruptura. De hecho, Abel mencionó que esta canción se terminó una semana antes del lanzamiento del disco.

Como no podía ser de otra forma, “I Feel It Coming” cierra el disco en colaboración de Daft Punk. Una pista de pop (disco y funk) retro con temática sexual disfrazada de amor al puro estilo de Stevie Wonder, pero resultando un pequeño homenaje a Michael Jackson. Tal vez sea una de las canciones más “nunca he escuchado a The Weeknd pero me gustaría empezar a hacerlo con algo tranquilo-friendly.” Un detalle importante e imposible de dejar pasar es el coro del dúo francés (que sinceramente me dieron chills), Daft Punk cantando después de tanto tiempo es la cereza del pastel.

Me quedan muchos sabores de boca e ideas después de escuchar Starboy; por un lado, parece que no se logra concretar del todo la idea de un álbum innovador con base en la figura del Starboy como seguramente se tenía pensado, por lo tanto, la idea de un renacimiento del artista no es tan clara ni bien ejecutada como lo había demostrado en el video de la canción homónima. Sumado a esto, hay un par de canciones en el álbum que nos hacen darnos cuenta de que en realidad la música (lírica e instrumentalmente) de The Weeknd no ha cambiado en mucho, pese al regreso a lo clásico que muchos esperaban o al poder integrar nuevos géneros, siguiendo la corriente que el hip-hop y R&B han estado siguiendo (dígase Kendrick Lamar, Chance The Rapper, incluso Anderson .Paak o Kanye West).

Fuera de las canciones que parecen de relleno, existen tracks que sí relucen ya sea por el empeño al producirlas o por el simple concepto que las rodea (“Starboy”, “All I Know”). Aunque la dirección del álbum bien pudo estar centrada en ese tipo de piezas, al final lo que se nos entrega es un álbum con subidas y bajadas, sin secuencia, obviamente no es malo, pero faltó. Personalmente no logró terminar de atraerme la música de The Weeknd.

Para estar al tanto del artista, puedes seguirlo en su Twitter y su página de Facebook.